Fobia a las Cucarachas: Síntomas, Causas y Tratamientos

fobia-a-las-cucarachas-355x420

Partiendo de la base de que en nuestra empresa somos conscientes de las enfermedades, daños y trastornos que producen y causan estos insectos, la idea de esta publicación y de las siguientes es intentar ayudar a esas personas que lo pasan verdaderamente mal, y lo decimos desde la experiencia de llevar más de 30 años en el sector de Sanidad Ambiental (control de plagas) y el constatar el miedo y ansiedad con el que nos hemos encontrado en multitud de ocasiones con nuestros Clientes. Tanto si las tiene fobia como si no, si las detecta en sus instalaciones o en su hogar, no dude en llamar a Profesionales del Sector debidamente autorizados y tranquilícese, tenemos la solución.

Fobia a las cucarachas

La fobia a las cucarachas, llamada también katsaridaphobia, es un miedo irracional y persistente, siendo algo injustificado y muy debilitante para aquellas personas que sufren este trastorno.

 La repulsión a este insecto puede deberse a múltiples factores: como su estructura anatómica, su capacidad para transmitir enfermedades, el hecho de que se alimenten de putrefacción o que algunas sean capaces de volar.

Para muchas personas,  esta fobia puede derivar en un trastorno obsesivo compulsivo (TOC), provocando un constante cuadro de inseguridad por miedo a que aparezca una cucaracha en cualquier momento.

Evitar sótanos o lugares oscuros, no fiarse de alojamientos de veranos o manías preventivas como evitar que las sábanas o cortinas toquen el suelo, limitan la vida cotidiana de los afectados.

“Cualquier movimiento en el suelo me da escalofríos, a veces me voy a la cama y pienso que cualquier ruido es una de ellas, me levanto y me paso toda la noche en vela pensando que en cualquier momento podría meterse entre las sábanas conmigo. El problema es que cuando estoy segura de que hay una en el cuarto, mi cuerpo no reacciona y soy incapaz de levantarme y matarla”.

Creemos que con esta cita real se entiende perfectamente lo que llegan a sufrir los individuos con horror a las cucarachas. A lo largo de este artículo le daremos nombre al problema, definiremos  los síntomas y sus probables causas y desarrollaremos los posibles tratamientos y terapias.  Si nos lees hasta el final podrás encontrar un apartado de curiosidades sobre este insecto que tantos quebraderos de cabeza da a tantísimas personas.

Definición

Mucha gente se pregunta cuál es el nombre técnico del miedo que se siente por las cucarachas. De momento lo más parecido sería katsaridaphobia, término anglosajón que todavía no ha sido aceptado en nuestro lenguaje.

Así pues, entomofobia podría ser la denominación más específica para el castellano. Sin embargo, habría que resalta que este término abarca el miedo a todo tipo de insectos, ya sea a las arañas y escorpiones (aracnofobia) polillas y mariposas (motefobia) o a las abejas (apifobia).

A su vez, la entomofobia se encuentra dentro de otro grupo de fobias más amplio, que abarca a todos los animales y se denomina zoofobia. Esta ya va desde el miedo a los perros (cinofobia) a los sapos (bufonofobia), entre otros.

Síntomas

Al igual que ocurre con otras fobias, dependiendo del grado de afección de la persona, los síntomas que se experimentan pueden ser de mayor o menor grado. Para ello hay que tener en cuenta el estado mental y otras características vinculantes del individuo.

Algunos de los síntomas más corrientes y destacados para este trastorno son:

  • Nauseas y mareos
  • Escalofríos
  • Dificultad para respirar
  • Ritmo cardiaco alto
  • Sensación de ahogo o estrangulamiento
  • Dolores o pellizcos en el pecho
  • Entumecimiento
  • Sudoración excesiva
  • Dificultad para pensar, razonar o hablar con claridad
  • Incapacidad para distinguir entre lo real y lo irreal
  • Lloros y gritos
  • Ataques de pánico
  • Descontrol
  • Parálisis, incapacacidad de moverse de manera instantánea y temporal
  • Miedo excesivo
  • Ansiedad

En este vídeo casero podrás ver algunos de los síntomas que padece una chica al ser consciente de que hay una cucaracha en una de las habitaciones de su hogar.

Como comentábamos antes, a veces el individuo puede desarrollar Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) el cual se refleja cuando pone todos los medios para garantizar que estos insectos estén fuera de su círculo más cercano. Para ello utiliza constantemente insecticidas o cepos en sus hogares, lleva a cabo barridos o cepillados constantes de alfombras, tapetes, electrodomésticos o el baño, etc.

Causas

Las razones para tener miedo a las cucarachas dependerán del individuo, tal y como ocurre con los síntomas. La aparición del trastorno puede llegar en cualquier momento de tu vida, por lo que nadie está libre de padecer esta fobia.

El motivo de ello es que, como las mayorías de las fobias, se pueden desarrollar tras sufrir un episodio traumático, algo a lo que estás expuesto  de por vida.

Sin embargo, la inmensa mayoría de estos eventos suelen ocurren durante la niñez. Muy raro son los casos que se desarrollen en etapas adultas.

La causa evolutiva también está muy presente y está considerada por la comunidad científica. Nuestros antepasados prehistóricos estaban programados para mantenerse alerta ante posibles depredadores o enemigos que le robasen mientras dormían en cuevas, un sitio ideal para las cucarachas, las cuales adoran la calidez y la oscuridad para vivir.

El condicionamiento familiar es un tema que a día de hoy no pone de acuerdo a científicos. Mientras que algunos piensan que va ligado a la genética y que si se posee familiares con fobia a las cucarachas u otro insecto, este desarrollará con más probabilidades ese miedo, otros creen que simplemente es una respuesta condicionada por lo que observa en casa (experiencia negativa).

Tratamiento

Sea por la razón que sea, el miedo a las cucarachas tiene un cierto éxito en su cura por fortuna. La psicología y sus profesionales juegan y han jugado un importante papel y cada vez los métodos son más eficaces para su derogación.

El primer paso será sin duda ponerse en mano de un experto, el cual verificará primero si tu miedo a las cucarachas es una fobia o es simplemente una repulsión hacia ellas. Si de verdad sufres el trastorno, lo más probable es que sigas algunas de las terapias que te exponemos a continuación.

Terapia de Exposición

Técnica de sensibilización por la cual el afectado se verá expuesto gradualmente a su temor. Incluye mirar fotos de cucarachas, ver desde lejos una de ellas, tocar una muerta, quedarse solo con una de ellas, tocarla estando viva, etc. Es el método de superación más común en la entomofobia o zoofobia.

Terapia Cognitiva-Conductual

Consiste en la reestructuración del pensamiento negativo que se tiene sobre el elemento al que se le tiene verdadero miedo. Gracias a técnicas como la bioretroalimentación o ciertas técnicas de relajación, los pensamientos y comportamientos hacia las cucarachas se modificarán eliminando cualquier rastro de terror.

Programación Neurolingüistica (PNL)

La PNL tiene como finalidad llegar a la raíz de por qué se tiene miedo a la cucaracha. Como comentábamos anteriormente en el apartado causas, las razones pueden ser bien distintas, pero si nos acercamos al origen del trauma, podremos conseguir convertir el miedo irracional en una situación de calma y relajación.

Para ello, se llevarán a cabo una combinación de psicoterapia, desarrollo personal y comunicación que modificarán las conductas o habilidades del individuo que sufre el trastorno.

Uso de la realidad virtual

Desde no hace mucho, la realidad virtual está ocupando mucha relevancia en nuestra sociedad gracias al alto desarrollo que está experimentando. Pero esta aplicación no solo se emplea para el ocio, sino que también se pueden usar en el tratamiento de fobias y otras enfermedades mentales.

Concretamente, el Laboratorio de Psicología y Tecnología (LABPSITEC) de la Universidad Jaume I desarrolló en 2009 un sistema para el tratamiento del miedo a las arañas y las cucarachas a través de la realidad virtual.

Este sería parecido a la terapia de exposición, donde el paciente afronta el miedo de manera gradual junto a un terapeuta, pero con la diferencia de que se siente más seguro gracias a que todo es virtual.

Medicación

Solo se recurre a esta terapia en casos muy extremos, algo que suele ser raro. Si el paciente sufre ansiedad, ataques de pánicos de larga duración o graves y reacciones fueras de lo común que dañen la salud del afectado, si podría recurrirse a antidepresivos (ISRS), ansiolíticos o anticonvulsivos.

Con ellos, se podría mejorar el estado de pánico y producir una sensación de calma, pero también se arriesga a los posibles efectos secundarios que derivan de la ingesta de estos fármacos.

Curiosidades

  • Existen más de 3500 especies de cucarachas.
  • Las cucarachas miden alrededor de 3 cm a 7,5 cm. El caso más excepciones es la de una megaloblatta longipennis que llegó a alcanzar los 9,7 cm.
  • Los primeros fósiles datan del periodo Carboníferos (354 – 295 millones de años). Desde entonces han cambiado muy poco.
  • El 99% de las especies de cucarachas ni son plagas ni viven en hogares, sino en la naturaleza (hojas, troncos o desechos). Sin embargo, la mayoría de las personas se quedan con el restante 1%.
  • En algunos países orientales y oceánicos los niños tienen cucarachas como mascotas.
  • En Estados Unidos, el 40% de las fobias provienen del temor a los ‘bugs’( bichos). Las cucarachas ocupan las primeras posiciones junto a otros insectos como las arañas,
  • polillas, saltamontes o escorpiones.
  • Las cucarachas pueden superar hasta 15 veces más las dosis de radiación respecto a un humano.
  • Pueden sobrevivir sin cabeza durante varias semanas hasta que mueren por inanición.
  • El cantante y compositor Liam Payne, del grupo One Direction, tiene fobia a las cucarachas.

¿Eres tú también una de esas personas que no pueden aguantar estar en el mismo sitio junto a una cucaracha? ¡Cuéntanos tus experiencias con estos insectos!

Referencias

  1. http://www.labpsitec.uji.es/esp/index.php
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Blattodea
  3. https://es.wikipedia.org/wiki/Liam_Payne

 

Fuente