HORMIGAS

Fumigación y control de plagas de hormigas en Madrid

A diferencia de las hormigas de jardín, las diferentes especies que habitan nuestras cocinas son hormigas melíferas, o sea que se alimentan de azucares y glucosa, por ello es que prefieren nuestras cocinas para asentarse. La fumigación del lugar no suele ser muy efectiva en estos casos de hormigas por lo que recomendamos otras técnicas como el cebado.

banner_hormigas_2Es muy fácil identificar este tipo de hormigas ya que no tienen el hábito de caminar en filas ni cargan trozos de hierbas, ya que su alimentación suele ser a base azucares. Es muy importante la inspección inicial del tipo de hormigas para facilitar el control.

Las de color negro (hormiga carpintera) suelen hacer nido en las estructuras de madera. Las coloradas (varias especies: hormiga argentina, hormiga olorosa, hormiga acróbata, hormiga de fuego, hormiga faraón, hormiga mínima, entre otras) suelen hacer nido en las pequeñas fisuras que existen en las paredes (detrás de azulejos, o paralelo a las cañerías).

En estos casos, es necesario recurrir a otros productos para la eliminación de la reina ya que la fumigación no suele resultar suficiente para completar la labor de control y hasta suele ser contraproducente.

Trabajamos con varios productos para el tratamiento de hormigas entre ellos, un gel producido con azucares y sacarosa, orientado a la aniquilación total de la reina lo cual lo hace un producto mucho más efectivo que la fumigación.

También podemos recurrir al insuflado de polvos con alta presión. Esto es muy efectivo, ya que a diferencia del líquido, el polvo insuflado con alta presión puede copiar cavernas de hormigueros en sentido vertical y con muchas curvas, cosa que ningún líquido puede hacer. De este modo o con el cebado, nos aseguramos eliminar la hormiga reina.

Al eliminar la reina, la colonia queda finalmente sin posibilidades de reproducción. Es importante ser conscientes que la fumigación a base de insecticidas líquidos o en aerosoles no nos garantiza la muerte de la reina, y esto provoca una mayor reproducción posterior a la fumigación. Por ello el trabajo de control de hormigas debe ser realizado, siempre, por técnicos especializados.